Wednesday August 26 2020
Monica Aristizabal | Profesional del comportamiento Humano | maristizabal@tsgroup.com.co

Se ha hablado bastante de todo el impacto económico que ha ido dejando la pandemia en todos los países del mundo. Sin embargo, a partir de la luz verde que estamos presenciando en Colombia por la reapertura y reactivación de los negocios y las empresas, es importante que hoy hablemos de esta fase de recuperación la cual puede ayudar a crear prosperidad y resiliencia al contribuir al potencial de los países en su camino hacia el desarrollo, así como a su sostenibilidad a largo plazo. Para nadie es un secreto que Gobiernos, instituciones educativas y empresas se enfrentaron al reto de transformarse digitalmente en tiempo récord para darle continuidad a todos los procesos y tomar mejores decisiones. Pero lo cierto también es que, aún falta bastante por aprender.

En este sentido, hablar de reactivación económica es hablar del papel de la tecnología la cual será aún más trascendental porque será la protagonista de este momento de reactivación.  Hoy la industria TIC tiene que ir más allá de prestar y diseñar herramientas. La industria TIC debe entender hoy, después de lo que nos ha dejado esta pandemia, (nos tomara años en recuperarnos) que su ayuda y sus propuestas deben de ser inclusivas para la economía, en la que no sean gobiernos y empresas los que tengan acceso a los avances del sector, sino también las poblaciones vulnerables y los afectados por la crisis.

Nuestro reto será comprender los cambios de consumo que traerá esta nueva fase de activación. La Industria TIC necesita identificar las demandas de los clientes, acelerar los procesos y promover la innovación para ajustarse a los cambios en el panorama financiero y a los mercados volátiles. Por ejemplo hoy, la adopción del comercio electrónico será fundamental para impulsar  la reactivación económica y por esta razón es importante seguir fortaleciendo plataformas de comercio electrónico como un canal fundamental que complementa y refuerza a las compañías.

Por otro lado la educación digital y la conectividad serán transversal en la recuperación económica. Es importante que los empresarios aprendan a usar y sacar el máximo provecho a las herramientas creadas por las compañías del sector. Se debe mejorar lo que ya se ha obtenido como las aplicaciones de comercio electrónico, el gobierno electrónico y la digitalización de gran parte de nuestros procesos en las empresas.

La tecnología ha permitido romper las barreras tradicionales a través del código abierto y la nube. No obstante, la nube aportara a la reactivación económica ofreciendo la posibilidad de que la utilización de la nube de la compañía se ajuste a las necesidades y tamaño de la empresa, tanto en capacidad como en costos.

Finalmente expertos de la industria tecnológica aseguran que la pandemia trajo cambios tecnológicos que hubieran tardado 10 años en implementarse en otro contexto para las empresas y que la tecnología de código abierto han impulsado incrementos exponenciales en la capacidad de innovación, reducción de costos de computación y almacenamiento.

La pandemia y la fase de recuperación que iniciamos hoy han evidenciado la necesidad de entender que la tecnología se democratiza cada vez más y debería estar al alcance de todos. Debemos brindar soluciones tecnológicas que entiendan mejor a cada empresa, soluciones que  construyan una cultura de trabajo colaborativo y la consolidación de modelos articulados entre partners. Hoy más que nunca es importante comprender que los clientes no están sujetos a la lealtad hacia ninguna marca y están dispuestos a cambiar en función de la oferta que brinda el mundo digital.


También te puede interesar